Inicio > Inspiración > No haber hecho nada…

No haber hecho nada…

31 diciembre, 2010 Deja un comentario Go to comments

Cómo es mi costumbre, hoy 31 de diciembre, comencé desde temprano a asear mi casa y oficina, un ritual que hago hace años como una forma de limpiar las cosas de más, y ordenar los pensamientos y las emociones al final del año.

No sé si a algunos de ustedes les pasará, pero Yo tengo la tendencia de pensar que lo logrado es insuficiente, o que casi no se ha logrado nada; y además este año siento especialmente que cierro cerca de 4 años en uno, como si un ciclo estuviese terminando justo en estos días, y esta incomodidad se hace más patente.

El hecho que este blog lo tuviese detenido por casi 4 años también ratifica esta sensación, y esta tendencia de sentir poco lo alcanzado se hace más profunda aún. Pero por suerte los cumpleaños en el cuerpo, y el consejo que una amiga  me dió en otra situación similar, me sirve para salir de esta situación, y mirar con satisfacción lo vivido.

Me dijo: aprende a premiarte.

Sólo el hecho de ver mis antiguos post donde comentaba el incio de mi escritura teatral de la Obra CESAR, que se montó con excelente elenco. El ver que la iniciativa OMB que anunciaba se realizó y ha significado un cambio y aprendizaje importante en mi vida; de ser un ignorante completo del mundo de internet y lo digital a estar recomendando y asesorando empresas desde mi punto de vista; y otras varias inquietudes que realicé en estos 4 años, me tienen meditando en sentido contrario de mi habitual insatisfacción y disfrutando este cierre de año.

Mirar siempre hacia el futuro no es aconsejable en estos casos. Hay un tiempo para todo.

Esta noche, para mis adentros y sin que nadie lo sepa, me daré tiempo para pensar que ese abrazo de año nuevo es una felicitación por lo logrado -que cuando me la dieron no me dí tiempo para disfrutar-, será un abrazo de año viejo. Será mi forma de compensar esta tendencia de andar proyectado en los sueños y en el hacer, la pausa necesaria para premiarme, de vaciarme, para seguir siendo Yo mismo -el inquieto- en un par de días.

Está noche me sentiré ganador del Oscar, del Nobel, porque me lo merezco, mis amigos y mi familia me han premiado, y acepto emocionado. Feliz año viejo, y venga el nuevo.

 

PD: no sé que categoría o tag ponerle a este post

Categorías:Inspiración Etiquetas: ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s